lunes, 11 de marzo de 2019

#NUTRICONSEJO: MEJORA TU ESTADO DE ÁNIMO EN 5 PASOS

¿Te sientes alicaído? Es normal a veces que el desánimo nos invada. Pero, aunque no lo creas, factores como tu alimentación, tu actividad o tus hábitos de descanso pueden repercutir en tu estado de ánimo. Te damos cinco recomendaciones que te ayudarán a sentirte mucho mejor.


#NUTRICONSEJO: NO RETENGAS LÍQUIDOS

¿Tendencia a la retención de líquidos? No te desanimes y asegúrate de que tus hábitos cotidianos no empeoran este problema. 


miércoles, 6 de marzo de 2019

#NUTRICONSEJO: MEJORA TU ESTADO DE ANIMO EN 5 PASOS

¿Te sientes alicaído? Es normal a veces que el desánimo nos invada. Pero, aunque no lo creas, factores como tu alimentación, tu actividad o tus hábitos de descanso pueden repercutir en tu estado de ánimo. Te damos cinco recomendaciones que te ayudarán a sentirte mucho mejor. 


martes, 5 de marzo de 2019

INFECCIONES INFANTILES FRECUENTES


¿Cuál es el origen de las principales infecciones infantiles? CinfaSalud te lo cuenta.
Una de las causas del alto número de infecciones en la infancia se debe a la inmadurez del sistema inmunitario.
De mano de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPAP), abordamos las principales enfermedades infecciosas de los niños, sus formas de contagio, períodos de incubación, causas y tratamiento.

¿Por qué las infecciones afectan con mayor frecuencia a los niños?

Las enfermedades infecciosas acompañan al niño de forma habitual e inevitable durante la mayor parte de su infancia debido a la inmadurez de su sistema inmunitario, que es más sensible a los agentes infecciosos, y también por sus hábitos poco higiénicos, como compartir chupete o juguetes que previamente se han llevado a la boca y que facilitan que dichas infecciones se propaguen con más rapidez.

¿Cuál es la causa de estas infecciones?

La mayoría de las enfermedades infecciosas que afectan a los niños están producidas por virus. Esto quiere decir que no precisan la toma de antibiótico para su resolución, sino únicamente medidas para ayudar al niño a superar el proceso y sus síntomas de la forma más cómoda posible.
Además, es importante saber que algunas infecciones se pueden transmitir antes incluso de manifestar síntomas, en lo que se llama el período de incubación, por lo que resulta aún más difícil controlar su contagio.

¿Qué tipos de contagio existen?

Existen cuatro formas fundamentales de contagio:
  • Vía respiratoria: al toser, estornudar, hablar, escupir… expulsamos pequeñas gotitas que contienen partículas víricas. Es la más frecuente entre los niños.
  • Vía fecal-oral: trasmisión a través de bacterias o virus eliminados por las heces. El contagio se produce al ingerirlos, por ejemplo, a través de agua o alimentos contaminados.
  • Por contacto directo: de niño a niño o a través de objetos que se comparten.
  • Por contacto con líquidos orgánicos: como sangre o saliva.

¿Cuáles son las infecciones más frecuentes?

Entre las infecciones más frecuentes por su forma y tiempo de contagio se encuentran las siguientes:
Bronquiolitis: infección respiratoria aguda que afecta a niños menores de 2 años.
Se inicia como un cuadro catarral, seguido de dificultad respiratoria progresiva con aumento del trabajo respiratorio.
  • Causada por virus.
  • Transmisión por vía respiratoria y por contacto a través de las manos y objetos contaminados. Alta contagiosidad.
  • Período de incubación: 7 días.
  • Periodo de contagio: al menos, una semana. Para evitarlo, se recomienda lavado de manos frecuente, con agua y jabón o soluciones hidroalcohólicas.
  • Conviene no acudir a la guardería hasta la mejoría o resolución de los síntomas.
  • Tratamiento: se recomiendan lavados nasales y aspiración de secreciones, mantener al bebé en posición semiincorporada, realizar las tomas fraccionadas y mantener una hidratación adecuada. En ocasiones, se puede precisar ingreso hospitalario para oxigenoterapia.
Conjuntivitis: inflamación de la conjuntiva, el tejido que cubre la parte blanca del ojo.
Puede ser causada por:
  • Virus: se asocia a resfriados. Su periodo de contagio es de 9 días como mínimo, ya que las partículas víricas pueden permanecer semanas en las almohadas, toallas…
  • Bacterias: más infrecuente, aunque también se contagia con facilidad.
  • Transmisión por contacto directo. Es una patología muy contagiosa.
  • Período de incubación: variable y amplio (hasta casi 1 mes).
  • Periodo de contagio: mínimo 9 días.
  • No hay consenso claro, pero, en el caso de ser producida por un virus, se debe permanecer en casa por su alta contagiosidad y si la conjuntivitis es bacteriana, no hay que acudir al colegio durante las primeras 24 horas del tratamiento.
  • Tratamiento: en la conjuntivitis vírica, es importante realizar lavados frecuentes del interior del ojo con una lágrima artificial y para la bacteriana, el médico recetará antibióticos.
Enfermedad boca-mano-pie: patología benigna que provoca pequeñas ampollas en las palmas de las manos, la planta del pie y el interior de la boca, así como fiebre.
  • Transmisión por virus (enterovirus), tanto por vía respiratoria, como fecal-oral.
  • Período de incubación: de 3 a 6 días.
  • Periodo de contagio: muy variable, ya que puede empezar antes de manifestar síntomas y se puede prolongar varias semanas.
  • El paciente no puede acudir al colegio hasta que desparezca la fiebre y las vesículas de la piel se hayan secado.
  • Tratamiento: no hay tratamiento contra los virus que la causan.
  • Virus: provoca dolor de garganta, fiebre baja, tos y malestar general.
  • Bacterias: produce fiebre más alta, malestar general acusado e inflamación de los ganglios del cuello.
  • Transmisión por vía respiratoria.
  • Período de incubación: en la amigdalitis vírica, el periodo de incubación es de 2-15 días y el contagio ocurre antes de los primeros síntomas. Si la causa es una bacteria, la incubación dura entre 1 y 5 días.
  • Periodo de contagio: en cualquier caso, máximo en la fase aguda en casos no tratados y cesa a las 24 horas de iniciar el tratamiento
  • Se recomienda no acudir al colegio hasta 24 horas tras el inicio de tratamiento antibiótico, mientras que si el origen es un virus, pueden seguir acudiendo al colegio, salvo si hay fiebre o malestar general.
  • Tratamiento: antibióticos pautados por el médico para la infección bacteriana y reposo e hidratación, si es amigdalitis vírica.
Gastroenteritis aguda: inflamación de la mucosa que recubre el estómago.
  • Puede ser causada por virus (rotavirus) o bacterias y en ambos casos provoca diarrea, vómitos y dolor abdominal.
  • Transmisión: contagio fecal-oral, por agua, alimentos u objetos contaminados. También, de persona a persona al estornudar o escupir. Es una enfermedad que se propaga con gran facilidad.
  • Período de incubación y de contagio muy variable, dependiendo del germen causante.
  • La recomendación es la exclusión escolar hasta permanecer 24-48 horas sin síntomas.
  • Tratamiento: no es necesario ayuno ni dieta astringente, sino mucha hidratación y reposo.
Gripe: infección aguda del tracto respiratorio superior que produce fiebre alta, dolores musculares y malestar general.
  • Transmisión del virus por vía respiratoria en un radio de hasta 2 metros. También puede transmitirse con el contacto directo con objetos recientemente contaminados. Las manos son un vehículo frecuente de contagio.
  • Período de incubación: 24-72 horas.
  • Periodo de contagio: desde las 24 horas antes de los síntomas hasta el quinto o séptimo día de enfermedad.
  • Se recomienda no acudir al colegio hasta resolución de la enfermedad.
  • Tratamiento: analgésicos y antinflamatorios para aliviar los síntomas.
Lombrices (oxiuros): infección por un parásito que provoca picor alrededor del ano, sueño inquieto y despertares durante la noche.
  • Transmisión por contagio fecal-oral o a través de objetos contaminados, como ropa o sábanas.
  • Período de incubación: de 1 a 2 meses.
  • Periodo de contagio: mientras se mantengan los parásitos en el organismo.
  • No se recomienda la exclusión escolar, pero sí tratamiento al paciente y familiares que hayan convivido con él.
  • Tratamiento: el médico especialista pautará la toma de un fármaco antiparasitario.
Moluscos (Molluscum contagiosum): infección vírica que se manifiesta con la aparición de pequeñas lesiones o pápulas en la piel, agrupadas y por todo el cuerpo.
  • Transmisión por contacto directo piel con piel y por objetos contaminados.
  • Periodo de incubación: de 2 a 7 semanas.
  • Periodo de contagio: mientras duren las lesiones.
  • No es causa de exclusión escolar, pero se recomienda evitar contacto directo con las lesiones y no compartir objetos de aseo, prendas de ropa, etc.
  • Tratamiento: existen soluciones tópicas que destruyen el molusco de forma química, pero deberán ser recetadas por un profesional médico.
Mononucleosis infecciosa: enfermedad vírica caracterizada por un cuadro febril, con dolor de garganta y aumento del tamaño de los ganglios, sobre todo los del cuello. También se le denomina “enfermedad del beso”.
  • Transmisión a través de la saliva, principalmente, y también por secreciones respiratorias y objetos contaminados.
  • Período de incubación amplio, entre 30-50 días.
  • Periodo de contagio: hasta 2 meses.
  • No es causa de exclusión escolar porque no requiere que el paciente permanezca aislado.
  • Tratamiento: enfocado a minimizar los síntomas (reposo, hidratación y antitérmicos).
Tosferina: infección bacteriana que provoca fiebre leve y diarrea y sobre todo tos fuerte, que puede derivar en vómitos o episodios de asfixia.
  • Transmisión de la bacteria por vía respiratoria.
  • Periodo de incubación de 7 a 10 días (puede llegar a 21).
  • Periodo de contagio: máximo durante las dos primeras semanas de tos.
  • Se recomienda no acudir al colegio hasta 5 días después de iniciado el tratamiento.
  • Tratamiento: antibiótico (azitromicina) durante 5 días.
Varicela: infección causada por el virus varicela zóster que se caracteriza por la aparición en la piel de granos rosas que producen intenso picor.
  • Transmisión por contacto directo y respiratorio.
  • Periodo de incubación: de 10 a 21 días.
  • Periodo de contagio: desde 4 días antes de la erupción hasta 5 días después.
  • Se recomienda no acudir al colegio hasta que todas las lesiones se encuentren en forma de costra.
  • Tratamiento: sintomático.
Además, otras enfermedades infecciosas frecuentes en la infancia pueden ser la otitis, las paperas, el sarampión o la pediculosis (piojos).



Fuentes

Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

lunes, 4 de marzo de 2019

#INGREDIENTES: H20 SLIM

¿Quieres perder peso? Además de seguir un plan de adelgazamiento
personalizado y practicar ejercicio, algunos complementos alimentarios pueden
resultarte de gran ayuda sobre todo en la primera fase de la dieta. Es el caso de
H2O Slim, cuya función es bloquear la absorción de hidratos de carbono, azúcares
y grasa consumida a través de la dieta.


lunes, 25 de febrero de 2019

TECNOESTRÉS LABORAL



Estrés por el uso de las tecnologías en el entorno laboral.
Ansiedad o agotamiento mental son síntomas asociados al tecnoestrés laboral.

¿Qué es el tecnoestrés?

El tecnoestrés es un fenómeno de aparición reciente. Se trata de una nueva clase de estrés relacionada con el uso de las nuevas tecnologías en el entorno laboral, aunque fue hace tres décadas, en 1984, cuando el psiquiatra norteamericano Craig Brod puso por primera vez el foco en este término y sus consecuencias para la salud. Otra importante autora (M. Salanova) lo definió en 2003 más específicamente como un estado psicológico negativo relacionado con el uso de las TIC o con la amenaza de su uso en un futuro.
En definitiva, el tecnoestrés está causado por la incapacidad para gestionar de manera saludable las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC). El trabajador percibe un desajuste entre la necesidad de usar en su puesto laboral las TIC y los recursos, habilidades o tiempo de los que dispone para satisfacer esa demanda, lo que le lleva a un estado psicológico negativo.

¿Qué tipos de tecnoestrés existen?

El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT) diferencia tres tipos de tecnoestrés:
  • La tecnoansiedad: es el tipo de tecnoestrés más conocido y consiste en que el trabajador experimenta altos niveles de activación fisiológica no placentera, así como tensión y malestar por el uso presente o futuro de algún tipo de TIC, lo que le lleva a tener actitudes escépticas respecto al uso de tecnologías y también pensamientos negativos sobre la propia capacidad para manejarlas, llegando en ocasiones incluso a evitarlas.
  • La tecnofatiga: se caracteriza por sentimientos de cansancio y agotamiento mental debido al uso excesivo de las TIC. A veces se complementan con actitudes escépticas o creencias de ineficacia respecto a su uso. Además, existe un tipo específico de tecnofatiga, denominado síndrome de la fatiga informativa, que se basa en la sobrecarga informativa que sufrimos cuando utilizamos internet y se deriva de los requisitos que impone la actual sociedad de la información.
  • La tecnoadicción: un uso compulsivo incontrolable de las TIC, durante largos períodos de tiempo y en cualquier lugar. Los tecnoadictos son aquellas personas que quieren estar al día de los últimos avances tecnológicos y acaban siendo dependientes de la tecnología, que se convierte en el eje sobre el cual estructuran sus vidas. En este sentido, uno de cada tres encuestados (32%) por el Observatorio de Prevención de Riesgos Laborales (OPRL)asegura que siempre o con frecuencia se siente mal si no tiene acceso a las TIC (mail, móvil, Internet), mientras que un 28% siente un impulso interno que le obliga a usarlas en cualquier momento y lugar.

¿A quién afecta?

A pesar de su reciente aparición, el tecnoestrés es un problema que afecta cada vez a más trabajadores. En España, según el mismo estudio del Observatorio, uno de cada tres (34%) encuestados considera que el uso excesivo de las tecnologías de la información (TIC) en el trabajo le produce problemas o consecuencias negativas, como bajo rendimiento, fatiga visual, posturas inadecuadas, discusiones de pareja o no dejarle tiempo para salir con sus amigos.

¿Qué consecuencias tiene el tecnoestrés para la salud?

En el contexto actual, el trabajador está obligado a saber desenvolverse con nuevas tecnologías que siempre están renovándose y para las que puede no llegar a sentirse preparado.
Por otra parte, ha surgido también la exigencia de un uso continuado de las TIC que a veces se extiende fuera del horario laboral e invade la vida personal: según los datos del Observatorio, el 65% de empleados encuestados asegura estar tan preocupado por dar respuesta a las tecnologías de origen laboral (contestar correos, teléfono…) que olvida sus asuntos personales.
Esta situación puede dar lugar a que la persona afectada desarrolle actitudes y sentimientos negativos hacia las TIC, así como síntomas fisiológicos y emocionales típicos del estrés.
Así lo corroboran los datos: tres de cada diez españoles dicen que las nuevas tecnologías aumentan su nivel de estrés, según el VII Estudio CinfaSalud: “Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés” . De ellos, siete de cada diez consideran la imposibilidad de “desconectar” del móvil, la tablet o las redes sociales como causa principal de ese tecnoestrés. De hecho, casi la mitad de quienes trabajan y se han sentido estresados en el último año afirman recibir correos o llamadas fuera de horario laboral, de acuerdo a la investigación.
En conclusión, podemos decir que ansiedad, agotamiento mental, excesiva dependencia del uso de la tecnología y aislamiento social son algunos de los problemas que pueden aparecer como manifestaciones derivadas del tecnoestrés laboral.



Fuentes

Esta información en ningún momento sustituye la consulta o diagnóstico de un profesional médico o farmacéutico.

jueves, 14 de febrero de 2019

#SUPERALIMENTOS: ALCACHOFA

Acéptalo: ningún alimento “adelgaza”. Pero algunos de ellos, como la alcachofa, pueden convertirse en tus mejores aliados a la hora de alcanzar tu peso ideal.